La Vitamina Solar-Cerebral

Según nuevos estudios, la deficiencia en vitamina D puede mermar la función cognitiva. Es un nutriente poco valorado en el mundo, probablemente porque es gratis… La insistencia en frenar los cánceres de piel, puede tener consecuencias insospechadas: una merma en las funciones cerebrales, por escasez en vitamina D. Es producida en nuestro cuerpo en respuesta a la exposición a los rayos  ultravioleta de la luz solar. La “vitamina del sol” es generada en nuestra piel al exponernos a la luz solar directa, pero las cremas protectoras impiden tal proceso. Es casi imposible obtener la cantidad necesaria de vitamina D solo de los alimentos; la exposición al sol es la única manera de metabolizarla.

Aunque es bien sabido que la vitamina D contribuye a la salud de los huesos y a la regulación de las concentraciones de Calcio, ahora se ha vinculado la actividad de este nutriente -una pre-hormona- a cierto número de funciones en todo el organismo, entre ellas, las actividades cerebrales. Sin la vitamina D, tu cuerpo no puede absorber el calcio de los alimentos.

Sabemos que existen receptores para la vitamina D por todo el sistema nervioso central; activa y desactiva enzimas en el cerebro y el líquido cefalorraquídeo que intervienen en la síntesis de neurotransmisores y en el crecimiento de los nervios; además , estudios de laboratorio llevan a pensar que esta cuasi-hormona protege a las neuronas y reduce la inflamación.

Se descubrió que, cuanto menores eran los valores de vitamina D, peor era el rendimiento en una batería de tests mentales. Del análisis de los datos se infiere que los individuos con los niveles más bajos de esta  sustancia, exhiben menor velocidad de procesamiento de información.

Ahora sabemos que los niveles bajos de vitamina D están asociados con el deterioro de las facultades cognitivas y dado que la degradación cognitiva es con frecuencia precursora de la demencia y de la enfermedad de Alzheimer, es viable plantearse un complemento en adultos sanos normales. Como las investigaciones continúan en el área del deterioro cognitivo y la deficiencia de vitamina D, distintos estudios demuestran que incluso un moderado déficit de la vitamina del sol puede aumentar el riesgo a desarrollar demencia en un individuo en un 53%; asombrosamente, la deficiencia de vitamina D se considera como una de las causas del incremento del riesgo a desarrollar Alzheimer en un 122%.

La deficiencia crónica de la vitamina D no se soluciona de la noche a la mañana: se requieren meses de complementación y exposición al sol para reparar la estructura ósea, los sistemas: nervioso, cardiovascular e inmunológico ¿Cuánta vitamina D es la suficiente?  Los expertos afirman que entre 1000 y 2000 UI diarias –aproximadamente, la que sintetizaría nuestro cuerpo con una exposición a la luz solar de unos 15 a 30 minutos dos o tres veces por semana– sería el intervalo ideal para casi todos los adultos sanos. Los riñones y el hígado son los encargados de activar la vitamina D antes de que el cuerpo pueda utilizarla. Para adultos con niveles de vitamina D por debajo de 30 ng / ml, las pautas de la Sociedad Endocrina recomiendan una ingesta diaria de 1.500-2.000 UI para restaurar los niveles saludables.

El color de la piel, el lugar donde se vive y la superficie de piel expuesta, son factores todos ellos que afectan a la cantidad de vitamina que se produce.  Incluso los protectores solares más débiles (SPF 8) inhiben la capacidad de generar vitamina D hasta un 95%.

Las fuentes naturales de vitamina D incluyen salmón y yema de huevo; no recomiendo el atún por su “mercurización” y mucho menos el hígado de res por su frecuencia vibracional densa…

En cuanto a la luz solar, resulta ser que los antioxidantes permiten que el cuerpo la absorba sin “quemarse”…

¡Sol, solecito, revíveme un poquito!

 

decor

COMMENTS

  • Carlos German Salas Osorio  
    2 años
    Contestar

    Cada vez nos asombraremos mas, los que estamos metidos en la visión holistica, de lo complejo de los seres vivos y agradeceremos a la biología molecular y a la genómica que nos siga ilustrando para resolver lo complejo que es mantener o restituir la salud. Como vemos, todo se reduce a algo muy simple: mantener un adecuado metabolismo, lo complejo es mantener ese metabolismo. Cierto es que no es tomar sol por tomarlo, hay que preparar a la célula para que lo aproveche y no se dañe.

      • Dimitria Pacheco Castillo  
        9 meses
        Contestar

        Entonces se recomienda no usar bloqueadores solares y tomar antioxidantes naturales como cuáles?

  • Myriam Lucrecia Pinzón Chamorro  
    9 meses
    Contestar

    Entonces… las personas que viven al lado del mar, en el Ecuador o Trópico tiene mucha ventaja en comparación con los que vivimos en la sabana o en los polos. Para balancear? comprimidos de vitamina D?

  • Dimitria Pacheco Castillo  
    9 meses
    Contestar

    Cómo entonces puede una persona de piel muy blanca que viva en zona ecuatorial donde los rayos solares pegan más fuerte que en otras zonas del planeta prevenir el cáncer de piel?

  • Cecilia María Mejía Vergara  
    9 meses
    Contestar

    Es paradójico que en el afán de protegernos de los rayos solares para evitar el cáncer de piel y con el auspicio de la industria farmacéutica en la comercialización de los protectores solares, se haya inducido a una cultura de temor al sol que nos esté llevando a una situación
    mas compleja de salud como son el deterioro de facultades cognitivas y el desarrollo de algunos tipos de demencia. Esto daría explicación al incremento de patologías cada vez mas frecuentes en los adultos mayores , como son El Alzheimer, los Estados depresivos y la Osteoporosis, teniendo en cuenta que se exponen menos al sol y que los procesos metabólicos de la vitamina D, no son tan óptimos. Vale la pena tener en cuenta también, que por razones socioculturales los niños de hoy reciben menos rayos solares lo cual puede estar generando cambios no deseados en su salud.

  • Mónica María Jaramillo Alvarez  
    8 meses
    Contestar

    Si, Cecilia, es cierto; yo he leído acerca de la frecuencia de las deficiencias de vitamina D, que se están encontrando en los niños.
    Recordemos que hay unas horas en las que hay más radiación ( o sea que son más nocivos los rayos solares).
    También es importante la “cantidad de exposición”……lo digo por EPP….yo me excedí en esto y mi piel se vió afectada.
    “Ni tanto que queme al santo, ni tampoco que no lo alumbre”

Déjanos un comentario