Endulzante Sónico-Lumínico

decor

Endulzante Sónico - Lumínico

El enemigo blanco de este siglo no es la cocaína, es el azúcar… Produce en el cerebro la necesidad de seguirlo consumiendo, por la liberación de neurotransmisores del placer como la dopamina y sustituye, al parecer, necesidades psicológicas y biológicas; lenta pero indefectiblemente, va minando la salud y termina por aniquilar el cuerpo, no sin antes someterlo a una serie de deterioros lamentables y tortuosos…

Desde recién nacidos –con las fórmulas que “reemplazan” la leche materna, hasta casi recién muertos… la sociedad provee cantidades tóxicas del asesino blanco, disfrazadas y maquilladas de las más hermosas presentaciones comerciales y propuestas como energizantes o propias de la alta cocina, pastelería, galletería y en líquidos venenosos llamados gaseosas o refrescos…

Propio de la cualidad sinestésica de los cerebros, la neurociencia ha descubierto que es posible confundir al cerebro con impulsos diferentes para que procese una percepción determinada. Dicho de otro modo y aplicado al tema que nos interesa aquí: descubrieron en la universidad de Oxford que ciertos sonidos, pueden cambiar la percepción de un alimento, sintiéndolo dulce o por lo menos, no amargo. Depende de la música que escuchemos en una taberna y sin darnos cuenta, cambia el sabor de la cerveza que estemos tomando… Hay muchos datos, de entrada increíbles, en relación con la sinestesia… Fui un poco más allá y me di cuenta que si combinaba colores “dulces” e impresiones subliminales de milisegundos en un material audiovisual, se podía empezar a disminuir sustancial y progresivamente el consumo de azúcar.

EL Endulzante Sónico-Lumínico es para verlo y oírlo una vez al día, en un lugar tranquilo, con auriculares o audífonos. Te comprometes a disminuir en un 50% el consumo de azúcar primario o añadido, durante el primer mes, 90% durante el segundo mes y ya estuvo: erradicas ese enemigo de tu vida y das un gran avance hacia la neurosalud y el bienestar general.

Advertencia: No reemplaza tratamientos médicos y mucho menos para la diabetes; sí refuerza como un coadyuvante valioso.