El “Para Qué! de la Neurociencia

La neurociencia es el estudio de cómo se desarrolla el sistema nervioso, su estructura y lo que hace. Comprender la naturaleza y función del cerebro humano, buscar los principios fundamentales de su comportamiento y crear modelos que remeden su mecanismo de acción, se numeran entre los retos principales para la ciencia del siglo XXI. Los neurocientíficos se centran en el cerebro y su impacto en el comportamiento y las funciones cognitivas (del pensamiento) y también investigan qué sucede con el sistema nervioso…

Más de 30.000 científicos/as de 80 países asistieron hace un año al gran encuentro internacional de Neurociencias en Washington D.C., donde se presentó la más diversa selección de los últimos estudios sobre el cerebro y el sistema nervioso, sus funciones y sus patologías.

Las neurociencias son un conjunto de disciplinas científicas que investigan acerca de la función, la estructura y la bioquímica del sistema nervioso. Las bases biológicas del comportamiento humano se consiguen a través del estudio sistemático que llevan a cabo las neurociencias.

Se trata de una ciencia multidisciplinaria relacionada estrechamente con otras disciplinas, como las matemáticas, la lingüística, la ingeniería, la informática, la química, la filosofía, la psicología, la medicina, la neuropsicología, la neuropsiquiatría, la biología de la conducta y muchas otras…

Conocemos mucho sobre moléculas y neuronas, sobre la organización esencial de áreas cerebrales, pero nos movemos inseguros cuando abordamos lo que ocurre entre ambos extremos, los circuitos neurales ¡No sabemos cómo funciona el cerebro!

La neuroepigenética, la microbiota y el cerebro, circuitos neuronales, la neurobiología de la nanoescala, los mecanismos para procesar el lenguaje, las diferencias entre el cerebro femenino y masculino, el control de la generación de nuevas neuronas, son, entre otros, los temas fuertes de la neurociencia actual. Los neurocientíficos estudian los aspectos celular, funcional, evolutivo, computacional, molecular y médico del sistema nervioso.

Vivimos en un momento excitante de la neurociencia, sin parangón en la historia de la disciplina. Los antiguos egipcios pensaban que la sede de la inteligencia estaba en el corazón. Las primeras escrituras sobre el cerebro datan del año 1700 a.C. Para las primeras civilizaciones “la inteligencia radicaba en el corazón“. Hacia finales del siglo XIX, Camillo Golgi descubrió que podía observar neuronas bajo el microscopio si las teñía con nitrato de plata. Santiago Ramón y Cajal aplicó la técnica para caracterizar estructuras y funciones. En la segunda parte del siglo xx hicieron acto de presencia formas no invasivas de técnicas de formación de imágenes cerebrales, como la resonancia magnética funcional (RMf). La neurociencia está experimentando una revolución. En 2005 se introdujo la optogenética, que permite diseñar neuronas que se iluminan cuando se excitan, activándolas o desactivándolas con un láser. Se ha introducido ya la aplicación de multielectrodos, que permiten obtener registros de cientos e incluso miles de neuronas.

El refinamiento espectacular de la técnica promete nuevos descubrimientos, rápidos y profundos, con aplicaciones para la conducta, ética e incluso la religión. Cosas que no pudimos descubrir hasta que comenzó la “década del cerebro” en los años 90, con la que se desató una ola de nuevas ciencias llamadas psicología cognitiva y las neurociencias, que incluyen a las ya antes mencionadas. Estas son disciplinas que siguen vigentes y que se encuentran revolucionando todos los ámbitos de nuestras vidas.

La gran parte de las neurociencias se basan en la cognición humana (aprendizaje, memoria, percepción, funciones ejecutivas, atención, velocidad de procesamiento de la información y demás competencias mentales).

A pesar de sus pocos años de existencia, esta disciplina ha experimentado la multiplicación en sus estudios. La Neurociencia Cognitiva y las neurociencias en general, han visto florecer sus ramas de investigación, extendiéndose así a campos como el derecho, la economía, la psicología, la gastronomía, el marketing y muchas otras. La rica variedad de aplicaciones de las neurociencias son un síntoma de la presencia de estas investigaciones en todos los ámbitos de nuestras vidas.

Las neurociencias se han encargado de explicar cómo funciona la mente con base en su condición biológica enraizada en el cerebro. Su importancia radica en que ahora, gracias a la alta tecnología, se han revelado secretos del cerebro que hacen que lo que un día fue parte de la ciencia ficción, hoy lo es de la ciencia formal.

Es una ciencia que nos está permitiendo conocernos, conocer cómo somos y por qué somos así. Este ámbito de estudio está rompiendo mitos y vuelve a plantar problemas clásicos, uno de esos es el de la relación mente-cerebro, tema donde múltiples disciplinas de la neurociencia, tratan de darle una solución.

Las neurociencias nos muestran el lado biológico de la mente y el cerebro y si en el residen algunas cuestiones como la conciencia, la cognición. Las neurociencias han tenido un largo recorrido a través de la historia de la comprensión del cerebro. Durante la mayor parte de la historia de la humanidad hemos sido incapaces de entender cómo es que funciona el cerebro y la mente. Después de la “década del cerebro” todo cambió y empezamos por fin, gracias a las nuevas tecnologías y descubrimientos, a conocer el cerebro realmente.

Lo que no aprendimos en toda la historia de la humanidad, después de la década de los noventa, empezamos a descubrir y a aprender, pero apenas lo estamos comprendiendo y asimilando.

Si la física es la ciencia de la vida, la neurociencia nos enseña cómo vivirla.

 

 

decor

COMMENTS

  • Pedro Hernán Pérez  
    1 año
    Contestar

    Queridos aprendices de la diplomatura, tienen aquí un espacio participativo. Deja tu pregunta o comentario e iniciemos aquí una neuro-nutrida intercomunicación.

  • Myriam Lucrecia Pinzón Chamorro  
    1 año
    Contestar

    Me parece maravilloso. El cerebro y su funcionamiento, como es el puente entre mi mundo y el mundo exterior, como mis emociones y expectativas alteran lo que comprendo y aprehendo…
    Además, después de los años alejada del estudio del funcionamiento cerebral, me parece muy bueno revivir y actualizar ideas… Recuerdo cuando en la universidad, leí los libros de Isaac Asimov, en especial, Fundación!!!

  • Jose camilo delgado estarda  
    1 año
    Contestar

    Gracias a la epigenética y la neuroplasticidad , podemos llegar al punto de ser nuestros propios cirujanos cerebrales , ya que no estamos condicionados a la biologia y podemos alterarla por medio de nuestra mente

  • Dimitria Pacheco Castillo  
    1 año
    Contestar

    Sin lugar a dudas la neurociencia desempeña un papel esencial para conocernos y para saber la forma adecuada como debemos comportarnos y relacionarnos con los demás seres vivos, para mí tiene aplicación en todas las ciencias que se conocen actualmente.

  • Myriam Lucrecia Pinzón Chamorro  
    1 año
    Contestar

    Bien. El artículo plantea un inmenso y recién iniciado trabajo. Estamos en pañales aún para conocer éste sistema que nos acompaña y aparece en nosotros desde la gestación. Definitivamente la psicología es una base importante para aprehender el funcionamiento cerebral y cómo éste incide en la vida, no sólo humana.
    Me llama la atención que, siento que reinicio el aprendizaje…
    Qué es neuroepigenetica?

    • Pedro Hernán Pérez  
      1 año
      Contestar

      Esa monumental pregunta, guárdela para el módulo 4: La Gran Recopilación. Felicitaciones por darse cuenta y admitir que estamos re-aprendiendo…

  • Mónica María Jaramillo Alvarez  
    1 año
    Contestar

    Quiero resaltar las dos frases que más resonaron en mi:
    Se trata de una ciencia multidisciplinaria relacionada estrechamente con otras disciplinas,.
    Me gusta la interrelación entre las ciencias. Para mi siempre existe interrelación en todo.
    “Es una ciencia que nos está permitiendo conocernos, conocer cómo somos y por qué somos así”
    Razón por la cual quiero hacer este diplomado.
    gracias

  • Héctor Javier Maldonado Riveros  
    1 año
    Contestar

    COMENTARIO PERSONAL de Héctor Javier Maldonado Riveros

    El articulo El “Para Qué! de la Neurociencia” resulta ilustrativo, sin embargo amerita tanto una precisión como una observación:
    El artículo afirma, que gran parte de las neurociencias se basan en la cognición humana (aprendizaje, memoria, percepción, funciones ejecutivas, atención, velocidad de procesamiento de información y demás competencias mentales y que fue solo a partir de la década de los años 90 a la que llama “la década del cerebro”, en la que según se afirma allí, se desato una nueva ola de ciencias entre las que destaca a la psicología cognitiva, y sobre el particular se hace necesario hacer una precisión y de otro lado, una observación.
    La precisión, consiste en que la psicología cognitiva aparece es a finales de los años 50 -no en los 90- afirmando que el objeto de estudio de la psicología es la actividad mental del individuo; este enfoque de la psicología se consolida en los años 70, de la mano de otras disciplinas que fueron sentando las bases para la revolución tecnológica que dio lugar al surgimiento del paradigma del procesamiento de la información -PPI- y la constitución de las ciencias cognitivas.
    La psicología cognitiva trata acerca del estudio científico del procesamiento de la información, estudia estructuras, procesos y representaciones y trata del modo como las personas perciben, aprenden, recuerdan y piensan sobre la información. Existen una gran variedad de paradigmas, aunque el dominante es el paradigma del procesamiento de la información -PPI-.

    Por otra parte, me permito hacer una observación que empieza con una breve referencia al Biofeedback. El Biofeedback constituye una técnica terapéutica desarrollada dentro del marco de la teoría y la metodología del Análisis Experimental de la Conducta. El Biofeedback bien podría ser definido como el subconjunto de procedimientos o técnicas derivadas del condicionamiento instrumental u operante (es decir, técnicas basadas en principios y técnicas psicológicas básicas -de enfoque conductual-) que son aprendidas por un individuo con el propósito de llegar a ejercer un “control voluntario” sobre procesos fisiológicos considerados durante mucho tiempo como “involuntarios”.

    Como se podría deducir, si el propósito del Biofeedback es lograr control voluntario sobre procesos fisiológicos, considerados antes como involuntarios, se deduce también que son técnicas que han tenido que ver con la investigación acerca de la función, la estructura la bioquímica del sistema nervioso, con el estudio del comportamiento del cerebro, la medula espinal, los nervios, las conexiones nerviosas aferentes y eferentes, así como con otros conceptos tales como el de plasticidad cerebral, todos los cuales, seguramente también han tenido que ver con el desarrollo de aplicaciones prácticas, es decir, con el desarrollo de estrategias terapéuticas derivadas de la investigación en el campo de las neurociencias. Este panorama, ameritaría, creo yo, al menos una referencia al Biofeedback como un conjunto de técnicas que también se han desarrollado dentro del marco de la neurociencias, de las cuales se han nutrido, pero a las que también seguramente han hecho aportes significativos y que bien podrían caber en el artículo en referencia, titulado: El “Para Qué! de la Neurociencia” .

  • Cecilia María Mejía Vergara  
    1 año
    Contestar

    Resulta interesante y además motivador la posibilidad de correlacionar las estructuras del Sistema Nervioso (base biológica), su forma de conectarse a través de neurotransmisores (base bioquímica), su efecto en el pensamiento (funciones cognitivas) y la respuesta que genera en el comportamiento de los seres vivos, humanos y no humanos. Esto nos permite , no solo dar explicaciones a situaciones confusas o poco claras del comportamiento humano, sino a buscar posibles soluciones. La neurociencias abren así un mundo de posibilidades para comprender e intervenir el complejo engranaje del cerebro y todas sus funciones.

  • Myriam Lucrecia Pinzón Chamorro  
    1 año
    Contestar

    Son muchos temas y en realidad, para mi, confusión en el espacio de la participación.
    El cerebro, su funcionamiento, sus elementos “básicos”, el interjuego que ocurre dentro de nuestra cabeza. Esa es una maravilla. Y tan abandonado, desconocido y maltratado.
    Son tantas cosas que entran en ejercicio para que podamos levantar una mano, coordinar los movimientos de las manos y de los dedos para escribir un simple mensaje por medio del ordenador. La coordinación ojo mano, la motricidad fina, la filtración de estímulos por la “escoger” los que me convienen en determinado momento. El interés, la aptitud.
    la planeación, la progración, la insistencia para alcanzar un objetivo…. y no nos damos cuenta.
    El simple hecho de levantarme en la mañana, escoger la ropa que quiero, definir el desayuno de la familia, programar los tiempos con los que cuento para esas sencillas tareas rutinarias y todo lo hace mi cerebro sin que ni siquiera me de cuenta.
    Si siquiera fueramos conscientes y concientes de ese trabajo, pero es así, casi que automático, como un simple trinar de dedos.
    Y hay tanto que conocer, tanto que cuidar y tanto que agradecer…
    Gracias por compartir con nosotros esos conocimientos y artículos que nos permiten revalorar y VALORAR lo que tenemos dentro del “coco”.
    Si la filosofía es la madre de todas las ciencias, la psicología es la madrina….
    Felices tiempos 🙂

  • Mateo Veintimilla Cárdernas  
    1 año
    Contestar

    Buen artículo. Increíble cómo el cerebro ha tenido un gran impacto a pesar de lo poco que sabemos de él y el número de áreas en las que es necesario el conocimiento de este, por ejemplo en la educación, entre más sepamos del cerebro y su funcionamiento podremos educar e instruirnos mejor. Gracias a proyectos como The BRAIN Initiative y todas las rigurosas investigaciones que se le están realizando al encéfalo, será posible conocerlo y descifrarlo. Para ello, se precisan de nuevas técnicas con las que se pueda apreciar este órgano en funcionamiento.
    Es confuso que en nuestro día a día utilicemos conceptos como “pensamiento”, “mente” o “conciencia”, los cuales la neurociencia no ha podido definir. Definitivamente el cerebro humano no deja de estar presente y de influir en todas las áreas de estudio y en la vida cotidiana. A los científicos actuales y futuros científicos nos queda un largo camino por descubrir.

  • Angélica Quiñones Meneses  
    1 año
    Contestar

    “La neurociencia como el estudio del desarrollo del sistema nervioso, su estructura y lo que hace”, se ha ido posicionando en este siglo XXI como una ciencia que no solo está brindado un conocimiento de la estructura y funcionamiento del sistema nervioso central de los seres humanos, para fines médicos en el sentido de superar situaciones de enfermedad o mal funcionamiento, sino también para replicarlo, con el fin de imitar procesos que permitan que entes no vivos, entren a replicar funciones que en los seres humanos son naturales.
    El sistema nervioso sigue siendo un objeto de estudio, hay mucho por hacer. La divulgación de los hallazgos, en lenguaje no especializado, más accesible a un mayor número de personas interesadas en sus resultados, convierte a la neurociencia en una ciencia con un amplio número de seguidores de diferentes grados de comprensión.

  • Olga Lucia Alzatate Ochoa  
    1 año
    Contestar

    La neurociencia sin lugar a dudas desempeña un papel esencial para conocernos y para saber la forma adecuada como debemos comportarnos y relacionarnos con los demás seres vivos, se puede evidenciar que este estudio abarca muchos temas para nuestro desarrollo integral y que nos enseña en nuestro que que hacer sin importar nuestra profesión y en nuestro diario vivir.
    rtar

  • ROSA JULIA BEDOYA  
    1 año
    Contestar

    Es fascinante los avances logrados a partir de la década denominada del cerebro, así como el aporte a diferentes disciplinas, en especial a las ciencias humanas, por lo que es importante que este conocimiento se difunda a un gran número de profesionales de estas áreas, para que la labor se fortalezca y por consiguiente beneficie a la población sobre la que se tiene impacto.

  • Olga Lucia Alzate Ochoa  
    1 año
    Contestar

    La mente tiene el poder sobre nosotros pero también la podemos controlar ,esta en nuestras manos dejar que nos enferme o nos cure. debemos cuidar ese gran motor que es nuestro cerebro porque es una cajita de sorpresas.

Déjanos un comentario